Adiós querido Toro

  • 23 marzo, 2021



WhatApp Uníte al grupo

El piloto Horacio Alberto Pérez (47 años), más conocido como Seudónimo Toro, falleció ayer víctima del cáncer. Sus restos fueron sepultados hoy en el cementerio Tierra de Paz y dejó un gran vacío entre todos los que lo conocimos en el mundo del rally.

Toro, como todo lo conocíamos en el rally misionero, comenzó a correr con su amigo “Seudónimo Fantasma” dentro de la Clase N6 y rápidamente se hizo querer en el ambiente por su andar bonachón y por siempre tener una sonrisa, pese a cualquier problema que podía ocurrir en el camino.

El binomio Fantasma-Toro hacía 1100 kilómetros, desde Buenos Aires, donde tenían sus compromisos laborales, hasta Misiones, para venir a compartir un fin de semana de rally con los amigos. Disputó 6 carreras como navegante.



Cuando tuvo que armar su equipo para correr como piloto no dudó en ponerle el nombre en homenaje a sus amigos, los del barrio de la zona oeste de Posadas, los del rally, los del padel, y los de la vida y así nació ‘Los Amigos de Siempre Rally Team’. Corría sin auspiciantes, con la ayuda de los amigos de siempre, que también colaboraban en la asistencia y solo con el escudo de River, equipo del cual era fanático. Era tan fanático que debajo del buzo siempre llevaba la camiseta de River Plate.

Pasó a la butaca de piloto donde se divirtió manejando junto a su amigo inseparable Gustavo Wolhein, con quien tuvo miles de anécdotas pese a correr solo 10 carreras juntos.

Adiós querido Toro 0

Primero lo hizo en el viejo VW Gol cuadrado y después estrenando un Gol de nueva generación, del cual estaba orgulloso. Corrió 10 carreras como piloto, ganó una etapa y subió dos veces al podio, la primera en la fecha compartida con el Sudamericano y la segunda en Alba Posse. Todo en el 2019.

En el mejor momento de su corta carrera deportiva recibió un golpe muy fuerte: fue diagnosticado con cáncer y empezó a realizar un tratamiento que lo alejó del rally.

Siguió adelante y siempre pensando en volver a correr y en jugar al padel, su otro deporte. Es más había mandado a hacer a nuevo su VW Gol para cuando se habilitará la competencia volver a disfrutar de un fin de semana con amigos y comiendo empanadas fritas, que tanto le gustaban.

Pero su gran y generoso corazón no aguantó y falleció ayer en el Hospital Ramón Madariaga de Posadas. Sin dudas que su partida deja un gran vacío en todos los que te conocimos.

Y si bien hoy ‘Los Amigos de siempre’ lloramos tu partida, siempre te recordaremos como esa sonrisa bonachona y con alegría como te siempre pediste que te recordemos. Adiós querido Toro.