Misionero de Pista

Lucas y Alfredo Torres con autos listos para cuando se inicie la actividad

de

Pese a que no hay fecha de inicio para el Campeonato Misionero de Pista, en los talleres de la provincia se continúa con los trabajos de los autos de competición y los pilotos de Puerto Piray Lucas (Chevrolet) y Alfredo Torres (Ford) tienen sus autos listos para cuando la Federación Misionera de Automovilismo Deportivo (FeMAD) resuelva iniciar la nueva temporada del TC 4000 Misionero.

Por la pandemia de Coronavirus, el campeonato Misionero de Pista, que fiscaliza la FeMAD no pudo iniciar su temporada en marzo y sigue sin fecha de inicio por la cuarentena que rige a nivel nacional.

El equipo Torkaso y Walter Competición, integrado por Diego Torcasso y Walter Rodríguez, que tiene su sede en San Vicente, había terminado la Chevy de Lucas para estar presente en la postergada primera fecha y había quedado pendiente terminar el Ford de Alfredo. Los trabajos estuvieron paralizados durante marzo, pero una vez que recibieron la autorización de Nación para volver a abrir el taller, el Torka y Walter Competición puso mano a la obra y se pudo terminar los trabajos en el Ford de Alfredo.

Los dos autos habían sido desarmados por completo y se hicieron a nuevo. A la Chevy de Lucas se le hizo un motor nuevo, se mejoró el chasis, se soldaron partes que se habían roto, se hicieron frenos nuevos, dirección, caja, instalación eléctrica, se pintó en nuevos colores y ahora lucirá en negro.

Mientras que el Ford de Alfredo también fue desarmado por completo y se rearmó la jaula, se mejoró en el chasis, se le hizo un nuevo motor, frenos, dirección, caja, instalación eléctrica y se lo pintó en color negro.

“Hoy podemos decir que los dos autos están listos, el de Lucas ya estaba listo y ploteado para ir a la primera fecha, que se postergó y el mío se pudo terminar en estas semanas, así que ahora nos queda esperar que se pueda volver a correr. Sobre mi auto lo único que no decidimos es la trompa si va a ser blanco o rojo, pero eso lo vamos a resolver cuando se pueda plotear”, comentó Alfredo Torres, Jefe de equipo del Grúas Torres Competición.

“Se hizo todo nuevo, desde el motor, frenos, instalación eléctrica, relojes, chasis, pintura, quiero felicitar a los chicos del taller que trabajaron sin descanso para poner dejar listo los dos autos. La idea, cuando volvamos a correr, es estar con los dos autos. No sabemos cuando se va a poder correr, pero queríamos tener los autos listos”, agregó quien volverá a correr luego de dos años.

“Hace dos años que estoy rearmando mi auto, tenemos ganas de acelerar y ojala pronto se solucione todo, se levante la cuarentena y podamos volver a correr, porque la verdad que se extraña los fines de semana en los autódromos”, finalizó Alfredo Torres, quien lleva 40 carreras en el TC4000 Misionero.

Por su parte, Lucas Torres comentó: “La Chevy se peló todo, se habían desoldado parte, se arreglaron cosas que no se veían. Se hizo un chasis nuevo, motor, caja, frenos, dirección, instalación eléctrica, ya me había probado la butaca y nos quedamos con ganas de acelerar en aquella postergada primera fecha, así que ahora solo nos queda esperar para ir el equipo entero”, agregó.

Lucas Torres indicó “va a ser un placer volver a correr con mi papá, la idea es hacer una prueba cuando se pueda para chequear todo, por los dos autos son totalmente nuevo. Agradecer a los sponsor Luis Alberto Hofbauer, Embragues Eldorado y Ferretería G&M de Moleda, a todos los chicos de Grúas Torres, a mi familia que siempre me apoya y a los chicos del Torka y Walter Competición que dejaron los autos muy lindo y totalmente nuevo”.

Lucas Torres, quien lleva 42 carreras en el TC 4000 Misionero, indicó: “se extraña correr, pero sabemos que primero hay que cuidar la salud y cuando se vuelva a correr, ahí estaremos en familia, como siempre”.

Te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *