Misionero de Pista

Javier Culshaw quiere escribir su propia historia en la Clase 1

de

El eldoradense Javier Culshaw será otro de los debutantes que tendrá la Clase 1 del Misionero de Pista, que comenzará su temporada el 14 y 15 de marzo en el Autódromo Rosamonte de Posadas.

Culshaw es hijo del ex piloto de pista Eduardo “Nito” Culshaw, quien fue subcampeón de la Promocional Misionera en 1977, y sobrino del ex piloto del Misionero Rally, Ricardo Culshaw, quien fue campeón en la ex clase 8 (1988) y 15 (1989) del Misionero de Rally.

Con esos antecedentes, Javier encaró su propio proyecto y compró el auto subcampeón, el Fiat Uno que hasta la temporada pasada manejo el piloto de Campo Grande, Deivid Skowron y que pertenecía al equipo Cabral Racing.

El eldoradense tuvo esta semana su primera prueba en el Autódromo de Oberá, bajo la asistencia de Carlos Cabral y su equipo. Luego de eso el auto se llevó a Eldorado y quedó bajo la órbita de Cesar Kublic, quien tiene experiencia en la preparación de Fiat 600 de la Promocional Misionera y será el encargado del mantenimiento y la atención en carrera.

“La verdad es que le quiero agradecer mucho a Carlos Cabral y todo su equipo porque nos ayudaron muchísimo y me dieron la oportunidad de cumplir un sueño, correr en un auto de pista”, explicó muy emocionado.

“Sé que tengo un gran peso sobre mí espalda, pero para mi es un orgullo llevar el apellido Culshaw. Todo el mundo me dice que voy a andar bien porque mi papá anduvo bien, porque mi tío anduvo bien, pero mi idea es empezar de cero, pasó a paso y hacer mi propia experiencia. Yo corrí en karting de tierra, picadas, pero nunca de forma oficial, ahora se dio todo para que debutemos en la Femad y la idea es correr todo el año en la Clase 1”, adelantó.

“Hoy ya no los tengo conmigo, me encantaría que mi papá me vea correr, pero se que va a estar muy alegre por verme cumplir mí sueño”, agregó.

Sobre la categoría explicó “es la más linda, por lo que vi muy competitiva y nosotros apuntamos a sumar experiencia este año que va a ser todo nuevo. Carlos (Cabral) nos va a seguir dando una mano y eso hay que agradecerlo porque fue y sigue siendo muy generoso con todos nosotros”.

Para finalizar contó: “para mí es cumplir el sueño del pibe. Este año se dio todo y espere 40 años para poder subirme a un auto de pista. Ahora salió la oportunidad y nos metimos de cabeza. Voy a cumplir el sueño del pibe”, resaltó con gran alegría.

Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *